Los cuidados

El aprendizaje de ir al baño

El aprendizaje de ir al baño es una cuestión de confianza y de paciencia

Es inútil empezar el proceso de ir al baño demasiado pronto

De hecho, su hijo debe ser capaz de entender lo que se espera de él, el control de esfínteres es una cuestión de confianza y paciencia.
Además, si su hijo es capaz de bajar y subir escaleras solo sin agarrarse a la barandilla, es también capaz de aprender a controlar la necesidad de ir al baño. Es por eso que tiene que darle confianza y dejar que vaya a su ritmo. 

Tenga en cuenta que es en este proceso cuantas más variaciones hay si comparamos entre niños. El control del esfínter durante el día se puede adquirir en torno los 14/15 meses mientras que controlarlo por la noche siempre cuesta más y puede tardar hasta los 3 o 4 años.

Enséñale el orinal sin imponer!

El proceso de aprender cómo usar el orinal es esencial. Se tienen que explicar los beneficios de este divertido asiento insistiendo en que su uso le hará ser como los mayores. 
Hay orinales ergonómicos especialmente adecuados para la morfología del bebé y muy cómodos. El pequeño se sentirá rápidamente a gusto.

¡Una buena prueba para determinar si su hijo está listo para ser grande!

Déjalo sin pañal medio día (el verano es la estación ideal para realizar los primeros intentos).
Seguramente mojará los calzoncillos/braguitas... si no le gusta, le molesta y se lo dice, es que está listo para el urinal. Por el contrario, si no le molesta en absoluto, puede concluir que no estará atento a sus recomendaciones y explicaciones...vuélvelo a intentar en un tiempo.

Habrán pequeños accidentes...es cuando tienes que ser paciente y no dramatizar.
En cualquier caso, el niño no debe sentirse humillado o criticado porque podría perder rápidamente la confianza en él. ¡No olvide animarlo en cada pequeño éxito que consiga!