Lactancia

Dar el pecho con total tranquilidad

¿Cómo dar el pecho con total tranquilidad?

Pida al personal médico que le deje el bebé inmediatamente después del nacimiento para que la toma se realice durante los primeros minutos.
Un recién nacido tiene hambre a menudo poco después del nacimiento. Los bebés tienen lo que se llama reflejo de succión, por lo que ellos van a saber cómo succionar e ingerir la leche materna correctamente.
¡Si en las primeras horas le cuesta, no se desanime! Normalmente es suficiente con un poco de paciencia o descanso.

Asegúrese desde el principio de colocar el cuerpo y la cabeza de su bebé correctamente. Puede dar el pecho sentada, sosteniendo a su bebé sobre sus rodillas a la altura de su pecho.
Es posible ayudarse con un cojín, que se puede colocar debajo del brazo o poner sus pies sobre un taburete, para así aligerar el peso del bebé en su brazo.
Algunas mamás prefieren acostarse. En este caso, puede pedirle a la comadrona que le diga una posición cómoda (generalmente de lado).

Una vez haya encontrada su posición, debe acercar suavemente la cabeza del bebé a su pecho para que pueda ponerse el pezón en la boca. Es importante que se meta toda la areola en la boca y que no solo pellizque el pezón con sus encías. A continuación, usted debe notar el esfuerzo de su lengua y su mandíbula en su pecho.
Además de una correcta alimentación, si la boca del bebé está bien posicionada se evitarán pequeñas grietas en el pezón.

Para que su lactancia sea debidamente estimulada, es importante que tanto el bebé como usted estén correctamente colocados.

Acuérdese de relajarse, comer equilibrado y beber más de lo habitual; su lactancia se verá sumamente favorecida.