Lactancia

Cuidado de tus senos

Si ha tomado la decisión de dar el pecho a su bebé, durante el último mes de embarazo, puede masajear su pezón para acostumbrarlo a la estimulación a la que pronto estará sometido.

La lactancia materna

La sensibilidad del pezón y las areolas suele incrementarse notablemente durante este período, por ello muchas mamás optan por usar una  crema hidratante que les alivia en gran medida.

El aumento significativo en el volumen y el peso del pecho puede causar también dolores en los hombros y el cuello. La elección de un buen sujetador es muy relevante ya que ha de permitir  el apoyo de los senos de manera óptima y sin dañar u oprimir.

Tigex aconseja tener especial cuidado sobretodo después del parto

Antes y después de cada comida, es aconsejable lavar el pezón con agua mineral caliente o agua hervida.

Para evitar la aparición de grietas, es importante que el pezón se mantenga seco entre alimentación y alimentación.

Si se tiende a tener pérdidas de leche entre alimentaciones, es aconsejable utilizar discos de lactancia que absorberán el exceso de leche. Si las pérdidas son realmente muy importantes, también se pueden utilizar contenedores de leche especiales o conchas de lactancia que mantendrán una adecuada ventilación del pezón.

Si sufre de congestión mamaria debido a un exceso de leche que le causa tensiones difíciles de soportar, ¡No desespere! Le proponemos 2 soluciones que le serán muy útiles para aliviarle:

  • Una ducha de agua caliente disminuirá la tensión y eliminará los excedentes de leche
  • Usar una almohadilla suave calentada previamente, le aliviará significativamente el dolor.