El despertar

¡Feliz como un bebé en el agua!

Es el primer año el periodo en el cual el cerebro del bebé se desarrolla más rápido. Cada actividad y estimulación puede beneficiar tanto el crecimiento físico como cerebral del bebé. Debe saber que la natación es una muy buena forma de favorecer este desarrollo.

Un niño puede aprender a nadar desde la edad de 3 años, pero puede iniciar el bebé en la natación desde su primer año.
Como con los adultos, la natación optimizará la condición física de su bebé y tendrá un efecto positivo en su salud mental. La natación tendrá los mismos beneficios para su bebé que para usted: alentará su apetito y su sueño para una buena siesta o una noche de sueño reparador… ¿Qué más se puede pedir?
Esta actividad le permitirá a su hijo/a estimular todos sus músculos sin preocuparse por la gravedad.

Para usted también, las ventajas son muchas! La importancia de las caricias es enorme y no hay oportunidad mejor que aprovechar la hora del baño para hacerlas.

Asegúrese de que su pequeño se encuentra bien posicionado y, sobre todo, de no dejarlo solo en el baño.
Para contribuir al éxito en uno de los momentos más relajantes del día, TIGEX ofrece productos adaptados a su morfología, practicidad y comodidad (bañera Anatomy, mis amigos marinos con chorro de agua, orinal grand confort...)

Al compartir este momento de complicidad con su hijo, puede permitirle reducir su ansiedad y compartir un momento lleno de dulzura con él.