Bañar al bebé en total seguridad

Bañar al bebé en total seguridad

Volver a la lista

Bañar a su bebé es el mejor medio para hacerle una limpieza completa.


Elija el momento en que está usted más disponible en la jornada y tenga también en cuenta el humor de su hijo.

Es completamente posible bañar a su bebé a horas diferentes cada día.


Para que el baño sea dado en las mejores condiciones posibles, se impone un poco de organización y es necesario contar con el buen material:


La temperatura del cuarto debe estar en unos 20/22 grados (piense en vestirse de manera ligera, para no tener demasiado calor.

Una mesa de cambiar situada directamente en el cuarto de baño evitará que el bebé tenga frío en los trayectos entre el cuarto de baño y su cuarto.

El agua del baño debe estar calentada a 37° (puede utilizar un termómetro de baño para comprobar la temperatura del agua) y el nivel del agua muy bajo (la norma recomienda un nivel máximo de agua de 75 mm).

Es preferible bañar al bebé en una bañera para bebés (evitará así el despilfarro de varios litros de agua al día y el bebé se sentirá más a gusto en un espacio adaptado a su talla).

La utilización de un sillón de baño le dará más comodidad al bañar al bebé o al jugar con él.

El baño no debe sobrepasar 8 a 10 minutos las primeras semanas.

Piense en conectar su contestador telefónico para tener la mente libre

No deje nunca a su bebé solo en su baño o en su sillón de baño o sobre su mesa de cambiar.


Tenga al alcance de la mano los accesorios necesarios para el baño y para los cuidados del cuerpo:

jabón, champú y aceite de almendra suave

una gran toalla limpia y seca para enjugar a su hijo al salir del baño

otra toalla que colocará sobre la mesa de cambiar

algodón

suero fisiológico

un par de tijeras de punta redonda

un cepillo para el pelo


Su bebé tiene la piel frágil, utilice productos suaves, adaptados a su edad y a la naturaleza de su piel.

Introdúzcalo progresivamente en el agua hablándole suavemente para tranquilizarlo. Empiece por lavarle la cabeza, evite el rostro y baje poco a poco hasta los pies, sin olvidar todos los pliegues: Detrás de las orejas, pliegues de las nalgas, pliegues de los brazos, bajo las nalgas y entre las nalgas, entre los dedos de los pies… Es importante limpiar bien todos estos pliegues ya que los microbios se acumulan en ellos y aparecen rápido las zonas rojizas.

Lave su pelo todos los días ya que el bebé suda mucho; puede utilizar el mismo jabón líquido que para el cuerpo. Aclare bien.

Para sacarlo del baño, agárrelo por las axilas y envuélvalo enseguida en una toalla.

Para que quede bien seco, seque sin frotar todo su cuerpo, insistiendo especialmente en todos los pliegues. Frote su pelo suavemente.


Después de pasada la aprensión del primer baño, sentirán muy deprisa, los dos, muchas alegrías en ese momento de relaciones privilegiadas.


Consejo siguiente

Facebook


Todas nuestras gamas de productos

Los consejos Tigex
¡Feliz como un bebé en el agua!

Más información

¿Dónde estamos?
¡TIGEX, la marca que está
cerca de usted!

Más información